SIEMPRE EN DEFENSA DE LA ARQUITECTURA

La UNESCO insta a los gobiernos,  sociedad civil, empresas y sectores profesionales, a enfrentarse a los desafíos mundiales de nuestro presente apoyándose en el poder transformador de la cultura, con especial atención  a la sostenibilidad medioambiental, la pobreza y la inclusión social.

Tenemos que darnos por aludidos, el arquitecto siempre ha mantenido una actitud comprometida y radical, y ha manifestado su capacidad como transformador del medio físico y natural del ciudadano.

La Arquitectura siempre ha sido reflejo del momento y la sociedad en la que se desarrolla, integrando tecnología y humanismo en una visión unitaria, característica diferenciadora respecto a la arquitectura de otros lugares. El reto sigue siendo lograr un desarrollo sostenible, fundamentado en una triple vertiente económica, medioambiental  y social. Confiar la búsqueda de una arquitectura o un urbanismo más sostenible a desarrollos sectoriales, parciales o únicamente tecnológicos es abocarse  a un fracaso seguro. La arquitectura, y los arquitectos como autores de la misma, se han encontrado siempre y a lo largo de la historia en la vanguardia de los cambios tecnológicos, sociales y económicos de las sociedades en las que se desarrolla. Profundamente conscientes de los momentos de crisis y cambio que vive nuestra sociedad en particular, y del reto que a nivel mundial supone la consecución de un desarrollo sostenible global.

Todos queremos cambiar el mundo y nos toca hacerlo desde nuestro entorno personal y profesional más inmediato; desde este foro declaramos nuestra firme voluntad de seguir  aportando   a la sociedad  toda nuestra energía  y capacidad para lograr unos edificios más sostenibles, unas ciudades más habitables y solidarias.

1

Seguimos esperando a nuestros representantes profesionales que aparezcan, que modifiquen definitivamente su status quo y luchen por la profesión y el fomento de la calidad arquitectónica, convirtiéndose en aliados de nuestras capacidades desde el rigor científico-técnico y la creación artística. No obstante será difícil un Colegio de Arquitectos proactivo si sus representantes, que son los que nosotros hemos querido que sean, no lo son.